VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS

martes, 3 de abril de 2012

Toca descanso

Después de 90 kms en sólo dos tiradas, es hora descansar. Todo comenzó un par de días después de correr los 45 kms del Homenaje a la Legión del día 24 de Marzo, cuando comienzo a sentir un pequeño dolor el lateral del pie izquierdo, un dolor que incluso, a veces, me hacía cojear. Pues nada, cremas, calmantes y reposo absoluto sin entrenar durante toda la semana, pensando en la Pinsapo Trail de Yunquera que tenía fijada para el día 1 de Abril. Mi idea era guardar reposo hasta el Viernes, hacer un pequeño trote de 5 kms y decidir si realmente estaba en condiciones de asistir a la carrera.

Estos 5 kms del Viernes, la verdad que no me fueron mal, sentía una ligerísima molestia pero nada del otro mundo. Aún así, un día antes, decidí no correr la Pinsapo Trail, por varios factores, no arriesgar debido a los fuertes desniveles y el terreno irregular de esta prueba, que unido a las inclemencias metereológicas que se avecinaban para la hora de la prueba hacía de un cóctel idóneo para arrepentirme al final de haberla corrido.  Como no, ni que decir que era un "paseito" de dos horas y media hasta la localidad de Yunquera. Y por último para preparar lo que preparo es mejor el volumen a la calidad.

En su lugar, decidí unirme a mis habituales compañeros en esta preparación para los 101 kms de Ronda, Antonio (que finalmente tampoco corrió), a Falín y su cuñado Sergio. Iban a realizar una tirada circular de unos 45 kms a Jerez, por carriles y en la medida de lo posible, evitando el asfalto. Como mi pie tampoco estaba muy bien que digamos, mi idea era aprovechar en el Km.25 que pasábamos por mi casa y quedarme allí para que ellos continuaran con la tirada.

Drcha a izq- Falín, Antonio y yo.

Así que el Domingo a las 7 de la mañana ya estábamos los cuatro preparados para la aventura. Sabíamos que íbamos a encontrar zonas con barro y desde el primer momento ya empezamos a comprobarlo. A medida que avanzábamos y durante los primeros 12 kms las zonas de barrizales eran constantes, por lo que dar un paso al frente suponía un esfuerto extra.
Ya en el km 25 y cerca de casa, los 45 kms de la semana anterior, el barro y el ir con los pies calados y ya con síntomas de tener una buena ampolla en el pie, unido a que el otro pie ya lo tenía renqueante por lo que conté antes, me hacía tener casi clarísimo  que me quedaba en casa.

Barro en las zapas

Pienso que la mayoría ya os imaginaréis lo que ocurrió a continuación.... Pues sí, que continué para adelante con mis compañeros. No se que tiene este deporte que te engancha y aunque vayas fundido te hace continuar.
Me gustan las largas distancias, me gustan los ultratrails, los ultramaratones y me considero un corredor de fondo, y un corredor de fondo tiene que saber luchar contra su mente, contra esa vocecilla que te dice  "no puedo más" "que hago yo aquí" "por qué me meto en este berenjenal". Era el momento de entrenar la mente y de hacerle caso al corazón.

Con Antonio

Hicimos un pequeño avituallamiento de 3 min en el km 30 y de aquí hasta el km 45 anduve como pude. El dolor del pie ya no me dolía, con estos kilómetros encima uno ya ni siente ni padece. Mi problema de verdad era la ampolla del pie derecho (pincha si quieres ver).

Al final, y a duras penas pudimos completar los 45 kms en un tiempo de 5 horas y 17 min. Fundido, cansado, extasiado, no se con que palabra describir como me encontraba. No me divertí ni me lo pasé bien como otras veces pero aprendí a sufrir, a correr en condiciones no muy favorables, pero eso también es entrenar, y por supuesto, me sirve si quiero conseguir mi objetivo más próximo e importante para mi que no es otro que completar los 101 kms de Ronda el próximo Sábado 12 de Mayo.

A día de hoy, sigo jodido de mis dos pies, pero poco a poco recuperándome para volver a retomar cuanto antes los entrenamientos, pero eso si, al 100%.

También destacar que estoy de estreno. He vendido mi Garmin Forerunner 410 y me he adjudicado el 910XT.

Mi Garmin Forerunner 910XT

Eran varios los factores que me han hecho cambiar de GPS, pero sobre todo la autonomía de la batería. Este me da para 20 horas, el anterior sólo 8 horas. En los 101 me hubiera dejado tirado el antiguo, además si Dios quiere, no será la única carrera que corra en la que sea primordial tener más autonomía en el GPS.
Otra cosa que me gusta es que tiene altímetro barométrico, el cual me da una precisión muy exacta de la altura y el desnivel ganado. Y por último es un GPS de triatletas, perfecto para la natación, quien sabe si a lo mejor algún día me da por esto... jeje.

Un Saludo
Vamosssss!!!


6 comentarios:

Miguel Mij-Mij dijo...

Ya estamos sufriendo las consecuencias de las batallas, pero aún nos queda acabar la guerra, cuidate. Ese garmin tiene lo que todos buscamos, ya nos dirás que tal va.

Charlie dijo...

Es normal que te surjan molestias, bastante bien escapáis de toda la tralla que os estáis metiendo.

Esos cambios de relojes de A. Morales y tú... El triatlón os llama a gritos, ¿hasta cuándo os resistiréis?, je, je. Un abrazo.

Espíritu González dijo...

Con las palizas que os estais pegando como para no arrastrar molestias. De todas formas eres un tío ultra-cojonudo que sabe lo que tienes que hacer para prevenir las lesiones.. Disfruta del nuevo garmin pero ten cuidado no vayas a salir un día con Antonio y cia y te gargues la autonomía en un día que 11 horas corriendo son muchas horas jajajja.

Anibal dijo...

Joder Jose, que palizones te pegas, el domingo estuve en la sierra san cristobal y no veas como estaba tambien de barro, pero no me digas que no se echaba de menos ponerse de barro hasta el....Cuidate esas ampollas, ya sabes comped por un tubo, te aliviaran tela.
Nos vemos en el Animal Trail.

FALIN dijo...

Chiquitín si tu vas sobrado.... jeje, lo que estás haciendo es de dignificar...

Antonio Morales dijo...

Na, descanso ni descanso...ya te quiero ver corriendo!