VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS JOSE VAMOS

miércoles, 13 de marzo de 2013

II Ultra Trail Sierra de los Bandoleros




El pasado fin de semana corrí mi segunda "Ultra". Llevaba mucho tiempo esperando este día, concrétamente un año y medio. Se puede decir que mi preparación para Bandoleros no ha sido la más idónea. Seguramente he sido el único corredor que se ha preparado una carrera de 147 kms y 11000 mts de d+ entrenando en Londres y mayoritariamente sobre llano. Un poco locura, pero me sentía plenamente capacitado para terminarla, sobre todo en el plano mental.

La semana anterior ha estado marcada por las intensas lluvías, la cual me tuvo en vilo. Tuve que hacerme a la idea que me iba a tocar mojarme y bastante, ya que las previsiones metereológicas no eran nada halagüeñas para este fin de semana. De hecho, un día antes la organización anunció que se recortaba el recorrido en unos 23 kms debido a que el tramo de Ronda-Cortes estaba impracticable y era peligroso debido a la crecida del río Guadiaro. Debo reconocer que esto me jodió y me relajó a la vez. Me jodió porque quería hacer el recorrido oficial y porque "afeaba" el recorrido haciéndolo prácticamente de ida-vuelta, y me relajó porque 23 kms menos  después de llevar 125 km son muchos kilómetros.

La cosa quedaba así:





Bueno, pues el Viernes llegué a Prado del Rey con 3 horas de antelación, tiempo suficiente para tenerlo todo preparado a las 18 de la tarde, hora de salida de la prueba. La impresión que me dió cuando llegué fue la de ¿aquí hay una ultra hoy? nadie en la plaza del pueblo, solo el arco de salida y la zona de recogida de dorsales.
Un vez recogido el dorsal y entregada mi mochila para el cambio de ropa que haría en Montejaque, me subí al polideportivo habilitado a los corredores para dormir y ducharse. Una vez dentro la cosa ya cambió, viendo bastantes corredores descansando en sus sacos y empezando a prepararse para la "guerra"
Yo, pues a lo mío. Coloqué mi esterilla, mi saco por si acaso llegaba de madrugada y no hubiera nadie esperándome en la meta y empecé muy tranquilamente a preparar todo mi material.



45 minutos antes ya estaba en la zona de salida para el control de material. La verdad es que me sentía bastante relajado, más cuando por fin vi a Falín, Antonio y Jesule que habían venido para darme ánimos en la salida. Falín se quedaría conmigo como "asistente de carrera". 

Una vez comenzada la prueba y bajo la sintonía de Bandoleros, pues lo de siempre, euforía por todos lados y salida fuerte por las calles de Prado del Rey.  Los primeros 7 kms hasta la localidad del  El Bosque fueron bastante rápidos, normal, era llano y la noche y los desniveles se echarían encima ràpidamente.




Una vez pasado El Bosque comienza la subida hacia el Puerto del Boyar donde completaríamos los primeros 20 kms de la prueba. El tiempo estaba bastante nublado pero de momento no llovía. Estos primeros 20 kms  los completé bastante bien, ya de noche cerrada y por momentos charlando con algunos corredores. La cosa ya empezó a cambiar llegando al Puerto del Boyar  empezó a llover para, ya no parar hasta la mañana siguiente, siendo el viento cada vez más fuerte. 
En fin que la cosa pintaba fea, para colmo tuve el primer problemilla y es que el frontal dse me quedó sin pilas teniendo, que hacer unos 3 kms con una luz bastante tenue.
A partir de aquí, la zona más dura de la prueba. 13 kms hasta Villaluenga para atravesar la Meseta del Simancón, atravesar la Sierra del Caillo para afrontar una espectacular bajada hacía Villaluenga. 

Este tramo es el que marcó la carrera para la gran mayoría de los corredores. La niebla, la lluvía, el frío y el viento y lo complicado del terreno condicionó la carrera para muchos. La llegada al avituallamiento de Villaluenga era un poco impactante, viendo a muchos corredores postrados es una chimenea  envueltos en mantas y con principio de hipotermia, la carrera  había fnalizado para ellos. Falín que está allí esperándome, me comenta que ya han abandonado ahí 7 (a la mañana siguiente a la vuelta me dijeron que en ese avituallamiento abandonaron 80 corredores).
A mi ni siquiera se me pasaba por la cabeza, pero reconozco que era complicado ponerse en marcha de nuevo, en pocos minutos el cuerpo comenzaba a temblar y era muy importante hacer el avituallamiento rápido para no enfriarse. 

Mi siguiente parada era el avituallaiento del Refugio de Libar (km 42), Montejaque (km 50) y de nuevo Refugio de Libar (km  60). Estos 30 kms apróximadamente los hice completamente solo, en una condiciones pésimas, cada vez llovía más y los llanos eran auténticas playas, menos mal que el tramo de Montejaque era por carril y permitía rodar a un ritmo mas alegre. 

A Montejaque llegué calado, con bastante frío. Menos mal que allí tenía ropa y zapatos secos para cambiarme. Me dicen que voy el 25, me cuadra perféctamente porque en 30 kms no he adelantado a nadie, sólo a los 7 que se retiraron en Villaluenga.

Una vez llegado de nuevo al Refugio de Libar bajo una manta de agua impresionante me veo alli a bastante corredores reunidos, parece ser que la carrera se ha parado, que hay problemas con las balizas que van hacia Cortes. Yo, a lo mío... café, barritas, pregunto al responsable si se puede continuar o no y me dice que si.
Hay cometí una locura pero que me salió bien. Muchos "cayeron" en ese avituallamiento y lo más sensato al menos era esperar a que amainara el temporal. Yo, me encontraba bastante bien y sin pensármelo, continué sin tener la certeza de si sería capaz de llegar a Cortes sin balizas. A los 4 kms veo a lo lejos 3 luces que parecían la de tres corredores, tenía que unirme por todos los medios a ellos para hacer ese tramo juntos.
La verdad que me fue de gran ayuda, formamos un grupo de 4, con dos Rondeños y un portugués. Uno de ellos (Badillo, de BandoRaid) llevaba un GPS de mano que nos fue de ayuda para encontrar dos o tres balizas, luego todas serían visibles.  Aquí, ya empezamos a cruzarnos con los corredores de cabeza que nos imformaban que íbamos el 8º y el 9º. Imagináos.... yo alucinando, mi objetivo era acabarla y me encuentro con que voy el 9º.

Ya más tranquilo con las balizas continuamos hasta Cortes (km 75 aprox), Badillo, el portugués y yo.
Ya con menos frío, hicimos un avituallamiento mas largo con Cola Cao y plátano, para poner de nuevo rumbo a Villaluenga por el mismo camino, en esta ocasión Badillo y yo (el portugués se quedó detrás).
Hasta Villaluenga (km 90 aprox) para mi el tramo más ameno de la prueba, ya era de día, volvíamos a tener luz, empezábamos a cruzarnos con otros corredores que no hacían más que preguntar si quedaba mucho para Cortes. Badillo y yo íbamos bastante bien, charlando de la prueba, y del trail en general. 

Llegamos al avituallemiento de Villaluenga a eso de las nueve y media de la mañana. Falín me estaba esperando para acompañarme los últimos 40 kms hasta la meta. Yo me sentía cansado pero bastante bien de piernas, pero nada más empezar a subir dirección a Grazalema por el Navazo y la Charca Verde comprobré que iba  a ser un calvario, tantas horas con los pies mojados y con las ampollas que llevaba cada pisada sobre piedra hacía que viera las estrellas. Menos mal que llevaba conmigo a "mi ángel de la guarda" Falín que no hacía más que darme ánimos.
Finálmente conseguimos llegar a Grazalema (km 104 aprox) , a duras penas, 15 kms casi todo en subida que hicimos prácticamente andando.



Ya "sólo" quedaba salir de Grazalema, una pequeña subida al Puerto del Boyar y desde ahí todo bajada hasta El Bosque pasando por Benamahoma y llegar hasta Prado del Rey. 26 kms hasta la meta!!!
Hasta Benamahoma (km 114) los peores momentos a nivel fisico y sobre todo mental de toda la carrera, dolor en una pierna,y en los pies al pisar tanta piedra. A Falín lo traía frito con mi mal humor y mis quejas. Aqui fue donde toda la ventaja que llevaba a mis perseguidores quedo en nada. Me adelantaron 4, pero sincéramnente, yo lo que quería era terminar ya y lo que ya había conseguido ya no me lo quitaba nadie.
En Benamahoma cambió todo para mí, no puedo describir lo que sentí cuando vi a mi familia animándome a lo lejos antes de llegar al avituallamiento. Mi mujer, mi madre, mi hermana y mi hermano Antonio, que no paró de darme ánimos y que también se uniría a Falín y a mi para acompañarnos hasta la meta. La piernas comenzaron a funcionarme de nuevo y saqué fuerzas de donde ya no las había.



Último tramo precioso hasta el Bosque (km 120) con un Río Majaceite con un caudal que en mi vida había visto.
Sólo quedaban 10 kms, los 10 kms más feos de toda la prueba corriendo por carril en subida y luego ya dentro de Padro del Rey con una cuesta asfaltada que no olvidaré nunca. Y como no podía ser de otra forma, bajo un intenso aguacero y calado de nuevo. Tomamos la calle principal del pueblo pudiendo ver ya el arco de meta.

Lo había conseguido, por fin había cruzado esa meta, esa meta con lo que había soñado durante tanto tiempo. Alli estaba mi mujer y familia esperándome, y algunos de mis compañeros del Club Trail Pirata como Antonio e Iván, Falín, que venía conmigo y mi hermano Antonio.


Finálmente en el Puesto 13º, 9º de mi categoría. 130 kms, 5330 mts d+. Tiempo 24 h 4 min. Los datos me hacen ver y valorar aún más lo que ha sido esta Ultra. De 302 inscritos, finálmente tomaron la salida 277 corredores, (imagino que pensarían lo que se les venía encima con el tiempo), y de estos 277 sólamente conseguimos llegar a meta 114.




Sin mi "hermano" Falín, que estuvo pendiente de mi toda la carrera y acompañándome los últimos 40 kms no hubiera sido posible. Muchas gracias Falín, no lo olvidaré nunca.
Y por supuesto a Antonio Morales, al que le dedico esta Ultra, al que necesito ya corriendo a mi lado. Eres un ejemplo de fuerza y entereza tio. Ya te queda menos.


He intentado explicarlo de la mejor manera posible, espero que no haya sido mucho tostón. Jeje
Un abrazo 
Vamos!!!!













10 comentarios:

Daniel dijo...

Gran carrera. Eres un fenómeno y un ejemplo para muchos.
Un abrazo.

p.d. Sabía yo que con esa carita de bandolero no podías hacerlo mal

Miguel dijo...

Joder Jose, no tengo palabras, si lo cuentas hasta que parece sencillo, te quedaste cerca del podium pero en tema de fuerza mental seguro que fuiste el ganador. Enhorabuena y hazla extensiva también a los escuderos que tanto te aportaron.

Triglobero dijo...

El sábado me sorprendistes. Bien hecho!!

Yolanda Pingüina Veloz dijo...

De tostón nada Jose, un relato que me deja asombrada y eso que creo que lo cuentas como si fuera fácil y esconde un esfuerzo monumental, por lo que supone una prueba así, y por las condiciones en las que tuviste que correr. Increible, menuda fuerza mental tienes además de buenas piernas.
Enhorabuena!

davidp3 dijo...

Ya te contesté en el del club, pero una vez más .... a sus pies.

salu2

Antonio Morales dijo...

Me has emocionado con tu crónica y con esa dedicatoria...espero poder compartir contigo muchos momentos como los que has contado, aunque tendrás que enseñarme mucho después de esta increíble experiencia. Has demostrado ser un súper clase y habrás aumentado tu confianza a niveles indestructibles. Te lo dije en la meta y lo repito...estoy orgulloso de lo que has hecho, campeón.todavia hoy sigo chuleando de tu hazaña.

Rafael Flores dijo...

Pues poco que decir más de lo que ha dicho Antonio. Orgulloso de ser amigo tuyo.

Anibal dijo...

Uff macho eso son muchossss kilometros, Enhoruabuena crak te lo mereces tio!!!
Debes de estar muy orgulloso de lo que has logrado.
Ahora a descansar para recuperar.
Saludos no sabes cuanto me alegro de que lo hayas conseguido.

Mochilo Running dijo...

Muy buen tiempo José, yo fui otro de los que termino. Enhorabuena.
http://mochilorunning.blogspot.com.es/2013/03/ii-ultra-trail-sierra-del-bandoler.html

Javi Barrero dijo...

Gracias por la crónica, para el año que viene trataré de terminarla! A ti también Mochilo running. Un saludo.